viernes, 31 de diciembre de 2010

Seré una cueva

Precioso refugio, de estar en medio de la nada.

Llena de escondrijos, que permitan que te adueñes de alguno, pero ignorando tantos otros.

No será fácil, y no habrá guías.


Tendrás que tener convicción para hacer algo más que pasar la tormenta en mí.

Y muchas ganas, para conocerme por dentro.

Entiendo si te rindes, serás bienvenida a pasar más tormentas.

1 comentario:

  1. Las cuevas no tienen puertas, están siempre abiertas... =)

    ResponderEliminar

And baby says?