miércoles, 30 de marzo de 2011

Extracto del segundo cuaderno azul

"Todo lo externo a mí en esa última vivencia de amor había sido mentira, y me parece que eso duele, el choque de dos realidades.

Y no tenemos la culpa, mi amor, de que el mundo pueda ser tan feo.

No sé si pueda darte más de estos secretos, no sé si es como deba fluir, pero para sacarme el gusto egoísta de la boca, te susurraré uno más.

Sé todo lo que temés al dolor nuevo, y por eso repetís el viejo, al que ya sobreviviste, pero creo que podés con mucho más, y llegarás a tu próxima forma.

Y en la transición, todo puede pasar, por mera vivencia te lo digo."

lunes, 28 de marzo de 2011

Rock, Paper, Scissors

Got rocks in my head

Take 'em out, and write on paper with lost blood

Every time i feel down, pray not to go for the Scissors.

martes, 22 de marzo de 2011

Rendición



( http://www.goear.com/listen/fc854c2/fly-nick-drake )

La vida se vive, me han dicho, durante los latidos que da tu corazón por tu amor

Sentí el impacto del otoño de un momento a otro, y sólo quería estar para mí.

No es por egoísta, ni cerca, es sólo que el mundo ahí afuera está en serio frío y agresivo, no es que la gente sea mala, creo que me seco un poco en invierno y mucho viento me puede hacer caer, como una hoja.

Quisiera que hiciera más frío, porque necesito abrigarme un poco, sin sentirme seriamente acalorado, el abrazo de la ropa es algo parecido a un abrazo propio, pero te permite tener las manos libres, para ponértelas en las mejillas antes de que se enfríen mucho.

Soñé despierto con besitos esquimales del ser más especial, será seriamente especial creo, alguien que dé besitos esquimales.
Estaba abrigada, y sonreía, yo sonrío, aunque me gusta también estar serio, bah, no serio, sólo sin una sonrisota, a veces no quiero demostrar burdamente que estoy bien, sólo me gusta sentirlo.

Miro la nieve, que me queme la mano, y me dejo caer sobre ella, esperando que no me falle y me deje en contacto con las piedras de abajo.

Salgo solo al principio de la noche, sabiendo que no con cualquiera podré hablar de veras, pero el fresco me avisa que algo va a pasar, y no sé realmente qué. El aroma de los árboles me pide que me sienta bien, y lo pide de una manera tan hermosa, que no le puedo decir que no.

Más adelante está el cielo, que me deja algo hermoso para mirar, estando solo en mi terraza, una compañía así de grande y azul hace de la soledad algo hermoso.

Estar ahí arriba me deja saber qué quiero hacer, saber qué es lo que extraño, mas sólo extraño el interés en las cosas que ya no interesan, y las ganas de averiguar un poco más sobre ese interés.

Ya está sucediendo la vida, la vivo, claro, pero ya no es necesario tanto fuego, ví de lo que soy capaz, y me gusta, me agrada, casi tanto como el fresquito.

Ya veo de lejos una fiesta, me siento con un trago lejos de donde todo sucede, lo veo sonriendo, lo termino de un trago y salgo al frío, a caminar por lugares que me traen los recuerdos más cálidos, una esquina que nunca dejó de despertarme un recuerdo hermoso, breves horas dónde el amor existió por todo el tiempo, y viví una vida en unas cuantas cuadras, dando gracias por colectivos tardíos.

La lluvia, mostrándome cómo puede distar de ser un contratiempo, me acaricia toda la cara, voy descalzo por el pasto empapado, y con tanto tiempo solo, una charla ya es capaz de alegrarme la vida.

Y es fácil entregarse a esta post-vida, cuando hasta lo imposible hacías, cuando estabas vivo.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Day love died




"Well, you see Willard... In this war, things get confused out there, power, ideals, the old morality, and practical military necessity. Out there with these natives it must be a temptation to be god. Because there's a conflict in every human heart between the rational and the irrational, between good and evil. The good does not always triumph. Sometimes the dark side overcomes what Lincoln called the better angels of our nature." General Corman - Apocalypse now

Hoy volvía caminando por la calle, y miré alrededor...

...Hacía un tiempo, después, o quizá durante una meditación pasiva, había desarrollado un ejercicio hermoso, que era tomar algo en tu mano, y sencillamente sentir amor por ello.


Antes de volver caminando, estuve yendo al lugar de donde volví, y ví a una muchacha, sencillamente hermosa, su cara, sus movimientos, su parpadear, era hermoso.

No era para una portada de revista, ni para modelo, pero eso no la hacía menos hermosa, al contrario, la hacía la mas hermosa por lejos.

La ví, y caminé hasta su vagón por dentro del subte, puesto a que con lo rápido que va el subte, quedé unos vagones atrás.

Cruzamos un par de miradas, y me dí cuenta del placer que me daba imaginar situaciones con ella, ir caminando de la mano, ver una película, sentarnos bajo la lluvia, contarnos historias, tirarnos panza para arriba a ver el cielo.

Después pensé en hacer el amor con ella, y se me chocó un acto horrible, que puede llegar a ese extremo, el sexo sin importancia, o puede ser el otro extremo, en su absoluta hermosura, hacer el amor.

En ese momento sentí algo apagarse en mí, sencillamente me dediqué a mirarla y ya, me daba placer, ella sigue siendo hermosa.

Ella se sentó en un momento, cerca de una puerta, y para salir, yo usé esa puerta, y ella me siguió de atrás, en la escalera mecánica, ella estaba justo atrás mío, seria, era su cara natural, yo le sonreía.

Después de mis clases, fué que volvía caminando, Y sentí las palabras en mi boca, así que las dije: "Murió el amor".

Respiré aire frío en la ciudad de los 30 grados promedio y me paralizé, sólo del vértigo que me dió sentir esas palabras reales.

No me ponía triste, estoy contento, muy contento, es sólo que mi condición humana, al menos la parte que piensa que tengo que ser uno de esos seres me dijo que sencillamente mi sentir no conjuga con el de un ser humano.

Casi me dió un serio miedo, mentira, casi no, fué un serio miedo lo que sentí al decir esas palabras y sentirlas reales.

Esto es, porque sólo sentí comodidad, de que el amor, hubiera muerto.

Así fué el día, en que murió el amor.
Desperté sintiendo que podía golpear mi camino a través de cualquier cosa y mi medio no se siente apropiado.

No es culpa de ajenos el que no me entiendan, lo sea o no, el punto es que no sucede, no vieron lo que ví, y seguro yo no ví mil cosas que otros sí.

Es lo que ví y ellos no lo que importa, pues cuando no haya sido sólo yo quién lo vió, será el momento de cambiar, y hasta entonces, este mundo es el lugar donde mi mente habitará.

Y esperar por la inspiración.